Comentarios

Enseñe al niño a reaccionar ante las burlas de sus colegas.

Enseñe al niño a reaccionar ante las burlas de sus colegas.

Cuando tienes un hijo tímido, existe el riesgo de que el niño sea víctima de intimidación, agresión verbal o intimidación de colegas. Tal tratamiento puede tener un grave impacto en el desarrollo del niño, afectando su autoestima y autoestima, así como su autoconfianza. ¡No puede prevenir o proteger al niño de las burlas de sus colegas, pero puede enseñarle cómo reaccionar de manera apropiada y constructiva ante ellos!

¡Enséñale a autocontrol!

El control de impulsos no es una de las cualidades mejor desarrolladas en niños pequeños. Pero es una buena manera de evitar que reaccionen agresivamente a tales abusos o de decir cosas por las que puedan sentirse mal.

Aliéntelo a hablar consigo mismo en tales situaciones y que piense mentalmente que lo que dicen sus colegas no lo afecta y que no es cierto. ¡Enséñele a tener más confianza en lo que piensa y a poner menos valor en los errores que les digo a los demás!

¡Diles que los ignoren o que salgan de la habitación!

Explíquele que las reacciones agresivas y violentas de sus compañeros de trabajo les satisfacen y que eso es exactamente lo que están buscando de él. Si no reacciona de ninguna manera e ignora tales males, los desalienta de molestarlo una vez.

Aliente al niño a que incluso abandone las instalaciones o la ubicación, cuando se dé cuenta de que las personas que lo rodean comienzan a molestarlo. Dejar la mitad de esa escena siempre es una mejor opción que reaccionar agresivamente y alcanzar la violencia física.

Colegas traviesos recurren a tales comportamientos para ver al niño acosado siendo consumido o reaccionando a sus palabras maliciosas. Cuanto más reaccione el niño con más frecuencia a su maldad, más continuarán atacándolo.

¡Enséñele a usar el humor para relajar la atmósfera!

Cuando el niño tiene edad suficiente, puede ayudarlo a usar el humor como arma contra la maldad de los demás. Nada molesta más a quienes molestan al niño que verlo relajado y flotando en lugar de inclinar la cabeza hacia abajo y sonrojarse de vergüenza.

Sin embargo, el humor puede ser una espada de dos filos. Es importante utilizar puntos que no estén dirigidos a colegas, sino generales, posiblemente en relación con el objeto de la agresión. Siempre enseñe al niño a no hacer bromas por otra persona.

Usa juegos de rol. El niño entenderá mejor cómo usar bromas y humor, si oculta algunas situaciones como esta y practica juntas las reacciones más apropiadas. Las palabras son el arma más poderosa contra estas agresiones y ayudan a resolver conflictos pacíficamente.

Ayuda al niño a comprender esto y a encontrar siempre las soluciones adecuadas a este respecto. Si el niño es agredido físicamente en el jardín de infantes o en la escuela, hable con el director de la institución y, posiblemente, con los padres de los niños violentos, para resolver la situación.

¿Alguna vez su hijo ha sido víctima de las fechorías de otros? ¿Cómo lograste sacarlo de esta situación embarazosa y desagradable? ¡Cuéntanos tus consejos en la sección de comentarios a continuación!