Información

Calmar al niño hiperactivo. Consejos prácticos

Calmar al niño hiperactivo. Consejos prácticos

Calmar al niño hiperactivo puede ser problemático para los padres, que a menudo pierden la paciencia. Pero la paciencia de los padres es más importante para calmar al Trastorno por déficit de atención e hiperactividad del niño hiperactivo o que sufre (TDAH).
Hay algunas ideas sobre cómo los padres pueden calmar a su hijo hiperactivo. Estas técnicas de relajación toman tanto tiempo como las clásicas o regañadas, pero producen efectos mucho mejores en el niño.

Técnicas calmantes

Pruebe estas técnicas relajantes rápidas para calmar a su bebé cuando tiene días agitados o está muy nervioso. No son un tratamiento especializado para el TDAH, para lo cual debe consultar a un especialista, pero son útiles en la vida cotidiana.

• La respiración profunda es una de las formas más fáciles de calmar el cuerpo. Enséñele a su hijo a respirar profundamente (es decir, a respirar por la nariz y a respirar por la boca) cuando comience a sentirse frustrado o nervioso. Es una buena manera de relajarse para los padres.
• Prepare un baño tibio con sales y aceites relajantes o mucha espuma.
• Lleve a su hijo a caminar o envíelo solo a caminar alrededor de la cuadra si es lo suficientemente mayor. Al caminar, no solo su pequeño quemará energía extra, sino que ser una actividad bastante repetitiva lo calmará y aclarará sus pensamientos.
• Dele a su hijo hiperactivo un mini masaje. Tocar es un punto muy importante para los niños que padecen TDAH. Masajee sus sienes, hombros o dedos fácilmente a través de su cabello para calmarlo.
• Cree una "caja de aburrimiento" con alternativas creativas para su hijo. Llena la caja con herramientas de dibujo, libros para colorear, rompecabezas, plastilina, herramientas para hacer joyas y otros kits para actividades artísticas. Los niños hiperactivos se aburren fácilmente y sus mentes necesitan estimulación. En ausencia de otras actividades, los niños hiperactivos se aburrirán y harán cosas que quizás no le gusten, por lo que es mejor mantenerlos ocupados.
Estos consejos son buenos para el momento en que el niño ya está muy estresado, pero también hay métodos que minimizan los efectos de la hiperactividad.

Crea un ambiente relajante en casa

Los niños que sufren de déficit de atención e hiperactividad tienen problemas a la hora de mantener la calma en un entorno desordenado. Un ambiente más organizado y simple, sin cosas adicionales, reducirá la sobrecarga sensorial del niño que padece TDAH.
La habitación del bebé es la habitación más importante. La sala debe estar muy bien organizada. Use cajas de plástico para almacenar todos los juguetes que generalmente están dispersos por todas partes. Tire de las persianas para permitir que la luz natural entre en la habitación tanto como sea posible. No cuelgue demasiados carteles o pinturas en la pared. Varía la habitación del niño en colores relajantes (verde claro, azul), no en colores brillantes y primarios.
Una rutina bien establecida en el hogar puede ser muy beneficiosa para un niño hiperactivo. El niño hiperactivo necesita un programa preestablecido para sentirse seguro. Para los niños hiperactivos, una rutina "militar" es la más adecuada. Despertarse por la mañana, las comidas, la tarea y la hora de acostarse deben hacerse aproximadamente a la misma hora todos los días, si es posible.
Si puede, encuentre un espacio en la casa que pueda convertir en un rincón relajante. No tiene que ser un espacio muy grande, pero debe ser un poco más seguro. Un rincón de la habitación es ideal para colocar una almohada grande de tipo sillón y algunos libros, libros para colorear, revistas y otros objetos para invitar a actividades tranquilas.
Anime al niño a retirarse a este espacio cuando se ponga nervioso, pero no lo convierta en un lugar de castigo. Este rincón es un espacio positivo en el que puede relajarse solo.

Llevar un diario

Para el niño que tiene la edad suficiente para escribir, llevar un diario es una excelente manera de aclarar sus pensamientos y relajarse.
Fomenta el desarrollo de un hábito diario de escribir una o dos páginas en el diario, según la edad, con sus pensamientos personales. Lo que viene a la mente está bien.
Estos pensamientos son un asunto muy personal y deben permanecer privados. Nunca lea su diario, respete su privacidad.

Dieta alimentaria

La mayoría de los padres saben que el mayor enemigo del niño hiperactivo, desde el punto de vista alimentario, es el azúcar. Trate de reducir su consumo de azúcar tanto como sea posible. Comience el día con un desayuno consistente que contenga proteínas, grasas y carbohidratos.
Un sándwich de huevo, una rebanada de pan con mantequilla y fruta fresca son muy buenas opciones. Y los cereales son buenos por la mañana, pero contienen azúcar, por lo que es bueno limitar su consumo. Los jugos de frutas también contienen mucho azúcar y deben evitarse. Fomenta el consumo de agua para evitar la deshidratación del niño hiperactivo.

Etiquetas Hiperactividad niños