Información

¿Cómo animas a tu hijo a asistir a clases?

¿Cómo animas a tu hijo a asistir a clases?

La participación activa del niño en las horas de clase no debe fomentarse verbalmente o forzarse mediante amenazas y castigos. La incapacidad del niño para tomar la iniciativa a tiempo puede deberse a una mayor timidez, miedo a hablar en público, poco interés en los asuntos o incertidumbre en sus propias fortalezas. Antes de obligar a su hijo a responder a las lecciones, descubra las causas y ayúdelo a superarlas, para que su participación en la clase sea natural.

¡Estimula la confianza en ti mismo!

Según la especialista en educación Claire Milam, de Texas, la autoconfianza es un componente esencial de las relaciones familiares y escolares de un niño. Esto debe reforzarse en la vida del niño desde una edad temprana, dentro de la familia y los amigos, para que en la escuela, el niño gane confianza en él y tenga el coraje de responder frente a la clase o las preguntas de los maestros.

Si hasta ahora no ha podido hacer esto, no se impaciente, porque no es tarde. La autoconfianza se puede aumentar tanto por la forma en que usted, como padre, se relaciona con él y con los juegos y actividades en los que lo involucra a diario:

- no hace comparaciones entre él y otros niños;
- darle la libertad de probar nuevas experiencias;
- permitirle tomar decisiones por sí mismo (cuando corresponda);
- felicítalo siempre que lo merezca;
- comunicarse abiertamente y jugar con él;
- involucrarlo solo en actividades apropiadas para su edad (no crea frustraciones innecesarias, lo que le hace hacer cosas de las que no es capaz);
- Anímelo a hacer amigos e interactuar con ellos.

¡Pregúntale a diario sobre los eventos escolares!

Ayúdelo a darse cuenta de lo importante que es asistir a clases, preguntándole diariamente qué hizo en la escuela, si el maestro le preguntó algo en clase, si sabía la respuesta a una pregunta dirigida a la clase, etc.

Dependiendo de sus respuestas, podrá ayudarlo a ganar más confianza en él y superar su timidez, explicándole que cada vez que siente la necesidad de responder, hacerlo, porque no hay respuestas incorrectas o solo correctas. Enséñele a creer que es mejor intentar, que dudar, tener éxito.

¡Habla con el profesor!

La negativa del niño a asistir a clases también puede aparecer en el contexto de la crítica constante de sus intentos de responder preguntas o encontrar soluciones a los problemas. Comunicarse con su maestra puede tener un efecto positivo en la forma en que su hijo asiste a clases, dice Tina Lobel, especialista en educación en Nueva York.

Pídale al maestro que tenga más paciencia con su pequeño, que lo estimule constantemente, con gentileza y calma para responder por horas, pero especialmente que no lo critique con vehemencia si no ofrece las respuestas correctas.

¡Usa tus juegos de rol!

El juego de roles es un ejercicio práctico y efectivo para alentar al niño a responder a las lecciones. Si juega con frecuencia con el maestro y el alumno y prueba todo tipo de escenarios que pueden surgir cuando levanta la mano y responde, comprenderá mejor que no le sucederá nada malo si está mal y cómo estas interacciones pueden ayudar.

Además, también es un entrenamiento útil para prepararlo para asistir a clases, en las que el pequeño pasa por experiencias que podría vivir en su propia clase.

¿Cómo animó a su hijo a participar activamente en las lecciones? ¡Cuéntanos tus trucos en la sección de comentarios a continuación!

Etiquetas Problemas escolares escolares Confianza en sí mismos Juegos de rol Juegos escolares